Nuestro local

“La Cevicuchería es un mercado de aromas y recuerdos” peruanos.

La gastronomía peruana siempre ha tenido sus adeptos, muchos grandes cocineros la consideran “una de las mejores cocinas del mundo.

La gastronomía que conocemos hoy en día es fruto de más de 500 años de fusión. Comenzando por los sabores e ingredientes indígenas y su posterior combinación con los que trajeron los inmigrantes de España, Italia, Africa, China y Japón, la cocina peruana se ha convertido en una de las más fascinantes, diversas, ricas y sanas de todo el mundo. Y cuando se prepara con cariño, no existe nada mejor.

En nuestro restaurante La Cevicucheria lo que queremos transmitir es la esencia del Perú, la tierra de los mil sabores, con una cocina rica con personalidad y alma peruana, elaborados con ingredientes de calidad, todo ello en un entorno bonito y acogedor.

Nuestros platos en La Cevicucheria están elaborados con mucho cariño, no son nada complicados ni recargados, son honestos, ricos y saludables, comida para el alma. El ingrediente principal es el cariño para nuestros clientes.

Los ceviches y los anticuchos de la casa se sirven en varias adaptaciones pero manteniendo el respeto por las recetas tradicionales. Creaciones de nuestro equipo de cocina.

Si aún no conoce la cocina peruana, prepárese para disfrutar de un verdadero placer en el restaurante peruano La Cevicucheria de Madrid.

Visita Virtual 360º. Arrastra la imagen para moverte por el interior.

 

Nosotros:

Despues de 3 años dirigiendo el Tampu, Melina Salinas (directora de sala) se aventura en este nuevo proyecto donde al igual que en Tampu deja toda su energía e ilusión en crear esta nueva propuesta y nos ofrece un espacio diferente al resto de restaurantes de cocina peruana, llevándonos con los ceviches y anticuchos a esa lima criolla, de olores y sabores intensos y agradables, nos lleva a esos recuerdos de mercado de cuando el calor acechaba apetecía un fresco y picante ceviche y cuando la noche y el frio se asomaba esperábamos al lado de las brasas a por un anticucho.